Hasta hace poco, se hablaba que los juegos por computadora eran nocivos para la salud. Pero ahora se afirma repetidamente que si bien los juegos en computadora son adictivos y pueden causar una serie de consecuencias perjudiciales, también se admite que los juegos mantienen alerta a las personas, que ayudan a retardar el envejecimiento o, por lo menos, a parar la degeneración de las neuronas y agilizan la mente de cualquiera si se practican con regularidad.

Control y permisibilidad

En el caso de los jóvenes y niños, los padres no deben olvidar su papel de guía y guardián y mantener a los hijos controlados en la participación con este tipo de juegos para no descuidar otras actividades. Pero se le puede permitir que, a una cierta hora, el joven o niño disfrute de algo que no represente en realidad un peligro a futuro, sino todo lo contario, como el hecho de mantenerlo alerta, atento, concentrado y en actitud estratégica, como explican los especialistas en la materia.

Gama interminable de juegos por la Internet

Todo mundo juega, pero nadie se pregunta si jugar tiene algún riesgo o no. Simplemente se hace. La gama ofrecida por Internet es interminable. Los hay desde los más sencillos hasta los más difíciles comprendidos en episodios y grados de avance. Se invita a los usuarios a participar y a retar a otros, incluso, es decir, se promueve la adicción a juegos.

Jugar juegos por computadora es un ejercicio positivo para el cerebro. Debido a la acción en la pantalla y sus reacciones reflejas inmediatas, las neuronas en el cerebro se mantienen alertas y activas. Sin embargo, se debe limitar los juegos de computadora para no descuidar los estudios, el trabajo y el ejercicio físico.

Flexibilidad, el mejor enfoque

Aún resulta controvertido el hecho de que los niños jueguen en la computadora. Algunos consideran que estos no tienen valor en el crecimiento de los niños y, de esa manera, obviamente no se les debería permitir jugar para no perder tiempo.

Sin embargo, otros aseguran que jugar en la computadora puede ayudar a los niños a tener un mayor descanso para relajarse y liberarse de la presión diaria de los estudios. De cualquier manera, haya un efecto positivo o negativo al jugar en la computadora, la actividad debe controlarse por los mismos estudiantes. Un chico debe responsabilizarse de su desempeño escolar y darse al mismo tiempo la oportunidad de relajarse a través de los juegos.

Mejora la capacidad de alerta y estrategia

Se asegura que los juegos permiten a quienes los juegan tornarse más activos, en particular aquellos juegos que están basados en el principio del rompecabezas. Ayuda a los jugadores a tomar decisiones en situaciones estrechas o difíciles, en particular los juegos de aventuras que mantienen a los jugadores en un nivel de alerta, activos y en actitud estratégica.

Sin consenso las investigaciones

Durante finales de los años setenta, los juegos en centros comerciales comenzaron a producir preocupación respecto a los efectos sobre los jugadores. Los estudios que se llevaron a cabo para despejar tales inquietudes dependieron normalmente de una metodología cuantitativa y con frecuencia tendieron a correlacionar ciertos aspectos de la conducta con el uso del juego.

El número de estudios en esta categoría es bastante amplio, pero los resultados no han conducido a un consenso. De esta forma, los investigadores no pueden estar de acuerdo en si los juegos tienen efectos negativos o positivos en la conducta (o tal vez ni siquiera efecto alguno). No obstante, hay factores que indican que sí existen efectos sobre los jugadores.

A la espera de resultados más convincentes en investigaciones

En conclusión, se afirma que no se pueden generalizar los resultados con diferentes tipos de juegos. Tampoco es obvio que se deba generalizar entre grupos respecto a la edad o al sexo. De cualquier manera, algunas investigaciones que dependen en una observación más directa, han concluido que jugar por computadora tiene efectos sobre la conducta humana.

El tiempo dará la respuesta precisa a este tipo de dualidad a medida que salgan más estudios a la luz. Pero es innegable que hay beneficios y perjuicios por igual. Como responsables de los actos de quienes dependen de ellos, los adultos que guían a los menores deben informarse aunque existan dudas o confusión al respecto y elegir lo que mejor convenga de acuerdo a su criterio y al momento.

Por su parte, los adultos deben admitir que mientras el juego no se torne adictivo ni interfiera con sus actividades y por el contrario, mejore sus capacidades de alerta, atención y estrategia, deben continuarlo como una medida terapéutica y preventiva.