La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), tiene el 26 de junio como fecha clave para recordar que el mundo tiene el compromiso de luchar contra las adicciones y tráfico de sustancias ilícitas.

El Día Internacional Contra las Adicciones es: Parte de la campaña de la ONU para capitalizar

apoyos e inspirar a la población para que actúe contra el abuso y el tráfico de drogas. La salud debe encontrarse en el primer plano y las dependencias en el olvido, esa debería ser la meta, pero desafortunadamente existen todavía muchas personas que entregan el control de sus vidas a las drogas. Los adultos jóvenes y los adolescentes son especialmente vulnerables. La alta incidencia de consumo entre la gente joven, duplica largamente la de la población en general.

La presión del grupo social para experimentar con las drogas puede ser acuciante, y frecuentemente la auto-estima de los jóvenes es incidentalmente baja. Incluso quienes consumen drogas la mayor parte de las veces están desinformados o no son suficientemente conscientes de los riesgos que ello propende para la salud. La campaña de la UNODC, está dirigida a los jóvenes que con frecuencia hablan de las “elevaciones” que provoca el consumo de drogas, pero; que tal vez no conocen el alto número de “bajones”. Todas las drogas tienen efectos físicos inmediatos, que pueden perjudicar gravemente el desarrollo psicológico y emocional.

Para llevar un modo de vida saludable hay que tomas decisiones que respeten el cuerpo y la mente. Para esas determinaciones, los jóvenes necesitan orientación de las personas que sean sus modelos y conocer la dura realidad del consumo de drogas. La campaña internacional de UNODC ofrece instrumentos informativos que los enfocan sobre los riesgos para la salud que supone tal consumo.

Existen otras adicciones

El Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM), el instrumento de apoyo por excelencia de los psiquiatras, está siendo actualizado para incluir nuevas conductas adictivas, los expertos trabajan en una nueva definición de lo que es una adicción, y en el futuro podrían ser clasificados como enfermedades; la adicción al sexo, el juego, internet, e incluso las compras. Aunque el manual es redactado por la American Psychiatric Association (Asociación Psiquiátrica Estadounidense), es un libro influyente en la comunidad psiquiátrica mundial porque; permite a los médicos evaluar los síntomas del paciente y definir el diagnóstico de su enfermedad.

La tarea de actualización del DSM es coordinada por los doctores David Kupfer, de la Universidad de Pittsburgh y Darrel Regier, director de investigación de la APA. Quizás uno de los cambios más polémicos, es el de la nueva definición de adicción, lo cual, dicen los expertos, podrá resultar en que millones de personas más, en todo el mundo, sean diagnosticados como adictas y medicadas para tratar estos nuevos diagnósticos. Así lo explican los psiquiatras; el DSM-5 incluirá una lista más amplia de los síntomas reconocidos de la adicción a las drogas y el alcohol, pero al mismo tiempo reducirá el número de síntomas que se requieren para el diagnostico de otras adicciones (al sexo, a internet, o compras, etc). El nuevo DSM será presentado en mayo de 2013 en San Francisco California, EUA.

Curiosidad

En un artículo científico de la autoría del Dr. David Linchen, de la Johns Hopkins University School of Medicine, aparecen unas declaraciones del mismo, que llama la atención de propios y extraños al decir que los cerebros de los empresarios de alto nivel y los adictos a las sustancias ilegales (drogas), operan de manera similar. De acuerdo con el neurocientífico, un gerente de alto nivel sumamente competitivo y un drogadicto comparten tres características fundamentales que son: Personas que buscan la novedad, gustan de los riesgos, y tienen actitudes compulsivas, además tienen personalidades adictivas que los hacen meterse de lleno en un hábito o actividad.

Sin embargo, la principal razón por la que ambos se parecen es; por cómo reaccionan a la dopamina. Esta sustancia es un neurotransmisor que se refuerza en las personas que buscan experiencias novedosas. Provoca una sensación de placer luego de un momento de alta tensión.

Números

En 2010-2011, unos 210 millones de personas, es decir; el 4,8% de la población de 15 a 64 años de edad, consumieron sustancias ilícitas como mínimo una vez durante el último año. El consumo general de drogas incluido el consumo problemático (0,6% de la población de 15 a 64 años), se mantuvo estable. No obstante se disparó la demanda de sustancias no sometidas a fiscalización internacional como; la piperazina y la catinona. Además se imitan los efectos del cannabis, mediante cannabinoides sintéticos también conocidos como “spice”.

Dejar una adicción es verdaderamente difícil, pero más; cuando el consumo de la sustancia está socialmente aceptada. Es el caso de la nicotina, una de las sustancias más adictivas que existen, ya que genera adicción en un 80% de los usuarios, mientras que la cocaína lo hace en el 22% y el alcohol en el 6%.