Hay que considerar una gran diversidad de factores a la hora de hablar sobre los orígenes de una adicción. Entre los más comunes cabe destacar los de carácter psicológico y social. También parecen tener una incidencia notable los aspectos biológicos y genéticos del individuo. En este sentido hay varios estudios que vienen a demostrar la existencia de ciertos cambios neuroquímicos aplicables a las personas con desórdenes adictivos. Igualmente se contempla la posibilidad de una predisposición biogenética en algunos individuos para desarrollar comportamientos adictivos. Dicho llanamente; hay personas más propensas que otras para desarrollar ciertas adicciones.

Al igual que debemos hablar de múltiples factores cuando se trata de averiguar las causas de una adicción, también son muchos los tipos de adicción que pueden afectar a una persona.

Tipos de adicción

Generalmente, al pensar en las adicciones, lo primero que le viene a uno a la cabeza es el alcohol, el tabaco o las drogas. Sin embargo, el espectro que incluye el comportamiento adictivo es mucho más amplio. Se podría decir que el aspecto clave que determina la presencia de la adicción es la dependencia, y esta puede estar sujeta a sustancias, personas, actividades o emociones. Así pues, los celos o el odio, por citar algunos, pueden convertirse en estados emocionales que producen adicción. Algunas actividades como el juego, el ejercicio físico o el trabajo pueden llegar a la compulsión e interferir y condicionar seriamente la vida de una persona. La adicción a las relaciones, al sexo o la codependencia son otros comportamientos adictivos cuya incidencia en la población va en aumento.

Características de la adicción

Es importante diferenciar lo que es una adicción de otro tipo de comportamiento. A una persona le puede gustar mucho una actividad en concreto y no por ello constituir un problema de índole adictiva. Las características diferenciales hay que buscarlas en los efectos que producen, como puede ser el progresivo deterioro de la calidad de vida, motivado de un modo directo por las consecuencias de la actividad en cuestión.

Otra característica que se presenta invariablemente es la pérdida del control; ser incapaz de evitar la práctica compulsiva, aunque el adicto lo vea de otra manera. Esto es así, porque esta es otra particularidad que siempre está presente: el autoengaño y la negación del problema, lo que conduce a una falta de perspectiva a la hora de asociar el deterioro personal con el comportamiento adictivo que lo provoca, y por ende, no ver la necesidad de buscar ayuda. Muchas adicciones, además del daño que se inflige uno mismo, se caracterizan por otros daños colaterales, particularmente al entorno más próximo, como la pareja o la familia.

Prevención y tratamiento de las adicciones

El primer paso para enfrentarse al problema de la adicción consiste en el reconocimiento de que ese problema es real y que sin ayuda no se va a poder superar. Sin este primer paso es difícil encontrar una solución. Y es que muchas veces, el adicto pretende buscar la solución a las secuelas derivadas del problema principal, como podría ser, por poner un ejemplo, un conflicto de pareja. Si este conflicto viene dado porque uno de sus miembros tiene problemas con el alcohol, el juego o las drogas, la resolución no se alcanzará tratando las consecuencias, sino atacando la causa que provoca el conflicto, en este caso la adicción.

Una vez se reconoce la adicción y la necesidad de hacer algo al respecto, hay que valorar las distintas posibilidades que existen para tratarlo. En muchos casos, como sucede con la adicción al sexo, el alcoholismo, la ludopatía y otros, una terapia basada en los grupos de ayuda mutua ha demostrado ser muy eficaz. Alcohólicos Anónimos o asociaciones adaptadas a otros trastornos adictivos han demostrado claramente su eficacia. En otros, la ayuda de un profesional especializado también puede ser de gran ayuda. Y en todos los casos, poder hablar de ello, enfrentarse al problema y creer que es posible, será fundamental para iniciar cualquier tipo de terapia con garantías de éxito.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.