El secreto para adelgazar comiendo consiste en permitir a nuestras glándulas funcionar correctamente para que puedan eliminar la grasa sobrante y esto se consigue comiendo lo necesario y no picando entre horas. Hay que dejar pasar tres horas entre cada comida y hacer cuatro comidas sanas y ligeras diariamente. Entre horas se puede beber agua, zumos o infusiones pero no picar fritos, dulces, etc.

Adelgazar comiendo sano y haciendo un poco de ejercicio es posible siempre y cuando no exista una patología previa que lo impida.

Adelgazar: principios básicos

No saltarse nunca ninguna comida para no alterar el metabolismo y observar estas sencillas reglas.

  1. Beber 1 ½ litros de agua diarios, cuentan las infusiones y los zumos en esta cantidad.
  2. Limitar el consumo de azúcares (bollería, dulces, chocolates, etc.). El azúcar por otra parte es necesario para el buen funcionamiento de nuestro organismo. No sustituirla por edulcorantes nada beneficiosos para la salud. Se puede tomar fructosa o miel.
  3. Acabar siempre las comidas evitando la sensación de saciedad. Es importante comer de todo pero reduciendo un poco las cantidades acostumbradas para poder perder peso.
  4. Hacer un ejercicio moderado durante 30 minutos diarios. Por ejemplo andar a paso rápido o bien subir y bajar escaleras durante 15 minutos. Es imprescindible el ejercicio para que los músculos se fortalezcan. Cuando no se hace ejercicio, los músculos también adelgazan y son sustituidos por grasa.

Adelgazar: qué comer

Verdura, tres veces al día (cruda, cocida o al horno). Carne únicamente tres veces por semana, una vez carnes rojas, las otras dos carnes blancas. Cuatro veces por semana hay que tomar pescado combinando el pescado blanco con el azul.

Hay que comer fruta dos veces al día. Evitar las frutas de carne blanca como plátano, coco, chirimoya y también frutos secos como almendras y cacahuetes. Tres nueces al día son necesarias para mantener el colesterol a raya.

Adelgazar: alimentos beneficiosos para perder peso

  • Calabazas, calabacines, berenjenas, melones, sandías, piña, uvas, endibias, apio, alcachofa, cebolla, puerros. Todos estos alimentos son ricos en potasio, de ahí sus propiedades diuréticas, no solo ayudan a no retener líquidos, también son los adecuados para mejorar la tensión sanguínea en caso de hipertensión.
  • Frutas de carne roja, amarilla y verde: fresas, cerezas, pomelos, melones, melocotones amarillos, limones, piña, sandía, melón son las más diuréticas y ligeras en calorías.
  • Infusiones de cola de caballo, té blanco y salvia.

Adelgazar comiendo sano es posible

Una buena dieta ha de ser variada para poder adelgazar comiendo, no se puede comer siempre lo mismo. Hay que limitar el consumo de sal, pero los platos pueden ser muy sabrosos utilizando hierbas y especias. Usar el horno además de la plancha para preparar pescados y carnes. Cocer siempre las verduras al vapor para que no pierdan vitaminas y además resulten más sabrosas. Inventar ensaladas, mezclando verduras, frutas, queso, algas, etc.

Procurar relajarse diariamente unos minutos. El estrés también engorda y además se somatiza, ocasionando perturbaciones diversas en nuestro organismo tales como: cefaleas, dolores de espalda, nauseas y trastornos intestinales de todo tipo.

Adelgazar comiendo de todo es posible si además se anda a paso ligero unos 30 minutos diarios, lo que supone un saludable ejercicio que no requiere ninguna inversión económica.