Los gatos, junto con los perros, son las mascotas más clásicas y populares. Adoptar un gato es un decisión importante, ya que como animales, tienen unas necesidades que tendremos que cubrir: alimentación, limpieza, espacio, visitas al veterinario... que supondrán tiempo y dinero. Además, hay que tener en cuenta que estos animales viven unos 15 años, por lo que hacerse con uno es un compromiso a largo plazo.

Debemos recordar que los gatos son propensos a escaparse, sobre todo si están en celo, por lo que es recomendable comprarles un collar reflectante, que no les apriete el cuello (deben caber un dedo entre el collar y el cuello del animal) en el que colocaremos una placa con la dirección o el teléfono para evitar que se considere un gato abandonado.

La elección del gato

A la hora de decidir qué gato vamos a tener como mascota, debemos considerar diferentes aspectos para dar con el más adecuado para nosotros.

  • ¿Gato de raza o común?: Cada raza de gato tiene unas características propias, que se pueden adaptar más o menos a nosotros. Si nos decantamos por un gato de raza debemos de tener más en cuenta dichas características que el aspecto del animal. Los gatos comunes, sin embargo, son más fuerte y resistentes ante las enfermedades.
  • ¿Cría o gato adulto?: Normalmente, la gente prefiere las crías. Estos se adaptarán antes al nuevo entorno y son más fáciles de educar, aunque necesitan más tiempo para ello. Sin embargo, los gatos adultos, aunque tendrán un proceso de adaptación algo más largo, serán menos propensos a destrozar los muebles o a orinar y defecar fuera del espacio que habremos habilitado para ello.
  • ¿Macho o hembra?: Un gato macho es de carácter más fácil, aunque si no lo castramos, sentirá una gran necesidad de escaparse y defender su territorio marcándolo con orina o arañándolo. Si lo castramos será mucho más dócil. Las hembras suelen tener un carácter más reservado y posesivo, y durante el celo marcarán su territorio tanto como un macho.
  • ¿Esterilizado o no?: Sin duda, es mejor esterilizar al gato que matar a sus crías, por lo que es una decisión importante. Al esterilizar al macho, su carácter se tornará más dócil. Los efectos de la esterilización de la gata son menos visibles, pero si puede escaparse y no queremos hacernos cargo de una camada, es la opción más adecuada.

Cómo facilitar la adaptación del gato a su nuevo entorno

Algunos días antes del traslado, es aconsejable dejar en el canasto del gato un trapo impregnado con el olor del que será su nuevo hogar, lo que le permitirá familiarizarse con el nuevo entorno. Si una vez en casa pones el mismo trapo en su canasto, harás que se sienta más a gusto. Así mismo, debemos continuar dándole, al menos al principio, la comida a la que estaba acostumbrado para no crear más cambios de los necesarios hasta que el animal se haya adaptado.

A su llegada, deberemos enseñarle dónde se encuentra su canasto, su bandeja de arena, sus juguetes y su comedero. Su canasto debe de estar en un lugar calmado, ya que el gato acudirá a él para sentirse protegido y posiblemente no duerma sólo en él. Los primeros días acota su espacio a una o dos habitaciones, después ve expandiendo las zonas de la casa a las que pueda acceder y donde tenga sus cosas.

Si hay otros animales en la casa deberemos efectuar las presentaciones cuanto antes, para que el gato se acostumbre a su presencia desde el principio. Si hay niños en casa, es importante enseñarles que el gato no es un juguete, y mostrarles cómo deben comportarse con él y lo que pueden o no hacer.

Accesorios para gatos

Un gato necesita una serie de accesorios para tener una buena calidad de vida en nuestra casa, entre los que no pueden faltar:

  • Una bandeja de arena para gatos, donde pueda hacer sus necesidades y que hemos de mantener limpia, retirando las heces con una pala y que cambiaremos semanalmente.
  • Un comedero y un bebedero, donde pondremos la cantidad diaria adecuada de comida y agua potable que cambiaremos diariamente.
  • Un afilador, ya que los gatos necesitan afilarse las uñas y sin este accesorio lo harán en cualquier mueble de madera.
  • Juguetes. No hace falta que sean caros, basta con una pelota de papel de aluminio, un cordel con algo atado en la punta o un ratón oloroso para gatos.
  • Canasto, ya que aunque dormirá donde quiera, necesita este refugio en un sitio tranquilo para sentirse protegido.
  • Accesorios de limpieza: cepillos para el pelo, de dientes, dentífrico específico, champú especial para gatos...