Para perder peso de forma localizada, en este caso, de la zona abdominal, comúnmente llamada barriga, se tiene que seguir una serie de pautas e integrarlas en la vida cotidiana para que se conviertan en un hábito de por vida.

Estrategias para evitar el estreñimiento provocado por las dietas hipocalóricas

El estreñimiento provoca la acumulación de toxinas, gases y heces que producen un hinchazón abdominal, flatulencias y estancamiento de los depósitos de grasas, los cuales se seguirán acumulando.

La regulación del intestino favorece la "limpieza" del organismo y evita los efectos provocados por el estreñimiento. Se puede conseguir con una dieta rica en fibra, ejercicio y la ingesta de 2 litros de agua diarios. Existen yogures que regulan el tránsito intestinal, alimentos enriquecidos en fibra, entre otros.

La importancia de los alimentos saludables en la dieta

La razón de consumir alimentos saludables es, que el cuerpo quema más grasa al digerir proteínas ( carne, pescado, huevos, legumbres) e hidratos de carbono (pan, pasta, arroz, cereales), que en la digestión de alimentos como por ejemplo, un bollo dulce.

Mejorar la circulación sanguínea

Una mala circulación, influye de manera negativa en el volumen corporal, por lo que, para evitarlo, hay que seguir una dieta saludable, limitando los alimentos muy calóricos y grasos, como los embutidos y productos enteros como la leche entera o la mantequilla, y aumentar el consumo de verduras y frutas. La ingesta diaria de té rojo favorece la circulación sanguínea.

Evitar el estrés que causa un hinchazón del abdomen

El estrés, puede originar el abultamiento del abdomen en las mujeres, aunque tengan un peso normal o estén delgadas. La causa de esto es que, en situaciones estresantes, el cuerpo segrega una hormona llamada cortisol, en cantidad superior a los valores normales. En algunos casos, esta sustancia hace que circule más glucosa por el organismo, y si no se realiza ejercicio o alguna actividad que implique fuerza muscular para gastar la glucosa en forma de energía, esta se transforma en grasa y se almacena en el abdomen.

Dieta adecuada y calorías suficientes. Dieta hipocalórica

Se debe seguir una dieta hipocalórica sin restricciones importantes, ya que una pérdida de peso superior a 1 kg a la semana, estimula las señales de hambre, y a corto-medio plazo, el volumen de esas zonas difíciles seguirá aumentando.

Ejercicio físico localizado

Para que la grasa no se acumule, es imprescindible realizar algún tipo de actividad física. Basta con caminar media hora diaria junto con algún ejercicio localizado, para movilizar la grasa de esa zona difícil. El ejercicio aeróbico regular, aumenta el número de sustancias quemadoras de grasa por cada gramo de tejido muscular.