La incorporación de un acuario de agua salada en su casa es una experiencia maravillosa. Ya sea como fuente de relax, o simplemente por entretenimiento, no dejará de disfrutar de él. Sin embargo, antes de salir corriendo a comprar los peces es importante comprender ciertos aspectos básicos. Los peces marinos son más delicados que sus parientes de agua dulce, y son mucho más sensibles a los cambios del entorno.

Siempre es importante dejar asentar las condiciones del tanque, antes de añadir cualquier pez, lo que en el argot se denomina “madurar el agua” esto significa que debe dejar que se cumpla el ciclo de nitrógeno, en torno a unos 30 días para que empiece la colonización de bacterias beneficiosas. Con un acuario marino es necesario subrayar la importancia de esto mucho más que uno de agua dulce. La regla de oro a la hora de elegir el tamaño de una pecera es que mientras más grande es el tanque, menos mantenimiento necesitará.

Limpieza del tanque

Como con cualquier depósito, es necesario lavar meticulosamente el tanque y todo el equipo. También debe asegurarse que todas las plantas y los adornos están limpios. Los corales son excelentes para su uso en acuarios marinos, pero tienen que permanecer en un baño de agua por separado durante una semana antes de ser incorporados al tanque. Una vez que se haya limpiado todo, ya se puede ubicar dentro del acuario.

La grava, el calentador y el filtro se pueden colocar antes que el agua salada. Sin embargo, para facilitar el proceso, llene la mitad del tanque con el agua antes de agregar cualquier planta. Esto le permitirá flotar un poco, y ser más manejable. No agregue ningún coral en esta fase. Es muy importante dejar que el tanque “repose” en este momento.

Al agua peces…

El ciclo natural tomará un mes. Aunque hay formas de acelerar este proceso, es preferible dejar que ocurra de forma natural. A lo largo de este período, es importante que verifique los niveles de pH. El nivel aceptable estándar es de 8,2, sin embargo, valores comprendidos entre 8 y 8.4 también son correctos. Hay que controlar que los niveles de amoníaco y nitritos estén a cero. Una vez se haya completado el ciclo, debe cambiar un 25% del agua, y eliminar las algas y otros contaminantes que sean visibles.

Si se observa cualquier acumulación en los elementos ornamentales, estos se pueden volver a enjuagar. Agregue los corales y deje el acuario otros dos días más. ¡Ahora ha llegado el momento de añadir los peces! Introducir uno o dos peces como máximo cada vez, la aparición repentina de los residuos de los peces puede aumentar los niveles de pH y químicos de forma dramática, deje transcurrir el ciclo de tiempo para ir incorporando más peces a su tanque. Debe continuar añadiendo más peces, lenta pero constantemente. Esta puede ser la parte más dura, los peces de agua salada son conocidos por su alto precio.