¿Qué actividades se pueden realizar para aprovechar mejor el día de Navidad? Existen dinámicas que se pueden realizar para disfrutar mejor el tiempo, porque aunque la Navidad es una fecha muy especial, y la familia suele reunirse, y haya mucha comida, regalos y conversación, a veces es necesario alguna actividad que pueda sustentar el evento.

La Navidad es un día para compartir en familia, pero debe ser también una fecha de reflexión y recogimiento que invite a pensar acerca de las relaciones y cómo mejorarlas. Es época de regalos y de expresar amor, entonces ¿por qué no aprovechar este tiempo que se puede compartir con alguien que se ame y expresar, de un modo diferente, cuán importante es para nosotros?

Un bello regalo Navideño de los padres a los hijos

Esta actividad es muy bonita y sobre todo muy significativa para nuestros hijos, porque en la constante relación de la rutina diaria, solemos olvidar expresar nuestros mejores sentimientos y lo más común es que por el estrés del diario vivir estamos casi siempre criticando a nuestros hijos y quejándonos de ellos, por sus malas acciones, tales como el desorden, desobediencia y otras cosas que en realidad no son tan importantes, pero que sí pueden descontrolarnos fácilmente.

La actividad consiste en que cada padre deberá escribir una carta para cada uno de sus hijos, expresando sus mejores sentimientos hacia ellos, destacando sus más valiosas cualidades, ofreciendo sus más sinceras disculpas por los malos ratos o las inconveniencias que les ha hecho pasar, por no haber reconocido sus valores y expresando cuán orgulloso de ellos se siente.

Los sobres se pueden colocar en el árbol junto a los otros regalos y se leen el dia de Navidad. Las cartas también se pueden intercambiar entre los esposos. Cuando los hijos ya se encuentran un poco más grandes se les puede pedir también a ellos que las escriban para sus hermanos y también para sus padres. Esta actividad renueva los lazos entre padres e hijos y eleva la autoestima de los niños.

Dinámicas y juegos divertidos para el día de Navidad

Un pequeño gesto de amor

Este juego sirve para acrecentar el amor fraternal entre los integrantes y se necesita un osito de peluche o en su defecto una muñeca. Pero si por algún motivo no disponen de una muñeca, pudiera ser cualquier cosa semejante, aún hasta un trapo o prenda de vestir.

Procedimiento

  • Una vez se encuentran todos en círculo, el animador del juego comienza a narrar una pequeña historia sobre Matilda (la muñeca), de la siguiente manera: "Cuando venía a la reunión me encontré a 'Matilda'; ella estaba triste y sola, porque necesita mucho amor. Yo le conté que entre todos ustedes le podían brindar muchísimo cariño".
  • Luego se comienza a pasar la muñeca y cada uno le hará una demostración de cariño, como un beso, un abrazo, pasarle la mano por el cabello o decirle una frase bonita, etc. (En el caso de no tener la muñeca sino un trapo, cada jugador deberá expresar la caricia o demostración que le hace, para que todos comprendan qué hizo).
  • Una vez que todos le demuestran su gesto de amor a Matilda, se les dice: "Ahora Matilda en agradecimiento quiere que cada uno de ustedes, repita ese lindo gesto que le hizo a Matilda al compañero que tiene a su lado".
El objetivo es que todos se expresen su cariño. Es un juego muy divertido y productivo.

El regalo de la alegría

Este juego sirve para promover la valoración y el estímulo positivo entre los miembros de la familia o grupo, y se necesitan hojas de papel y lápices.

Procedimiento

  • Si el grupo es muy grande se pueden formar subgrupos de de 6 a 8 personas y luego se reparte papel. (Cada persona deberá tener tantos pedazos de papel como integrantes del grupo sean)
  • Se invita a los participantes a que escriban cada uno un mensaje a cada compañero de su subgrupo, un mensaje que tienda a despertar en cada persona sentimientos positivos respecto de si mismo, incluso aquellas personas por las que no sientan gran simpatía.
  • El mensaje debe ser concreto, y específico para cada persona, es decir, que describa rasgos notorios de su personalidad, y debe expresarlo así: “Me gusta como ríes cuando….”, por ejemplo, en vez de “me gusta tu actitud”, pues este es muy general.
  • Procura decir algo bueno que hayas observado o que admires, sus mejores momentos, sus éxitos; y haz siempre la presentación de tu mensaje de un modo personal: « A mí me gusta en ti...», « Yo veo que tu...».
  • Di a quien va dirigido y fírmalo.
  • Luego se ponen en una caja doblados con el nombre del destinatario hacia afuera y luego cada uno saca su papel y lo lee.
Esta actividad es muy valiosa porque nos permite expresar lo mejor del otro y que este sepa lo que valoramos de él, además de mejorar considerablemente nuestros lazos familiares.