¿Qué hacer el día de Acción de gracias cuando toda la familia está reunida? Esta es una celebración muy especial en Norteamérica y aunque, a veces, es difícil que todos estén juntos durante el año, esta es una buena fecha para compartir en familia, disfrutar de la compañía de seres queridos y hacer cosas que quizás, en otras ocasiones, no se pueden hacer. ¿Por qué entonces, no aprovechar al máximo este tiempo para realizar ciertas actividades diferentes y disfrutarlas en familia?

Preparar la gran cena de Acción de Gracias

Además del tradicional pavo en todas sus innumerables versiones, este es un buen día para compartir otras muchas recetas y divertirse todos juntos. Se puede preparar una cena estilo buffet para que cada quien pueda aportar su conocimiento gourmet. Hasta los hombres pueden participar en la adobada de la carne, pues para eso tienen buen estilo y una especial sazón. Si entre los platos van hacer alguna parrillada, ellos son los especialistas para este tipo de eventos. Los niños, por ejemplo, se pueden encargar de arreglar la mesa y así todos participan y aportan.

Actividades y juegos divertidos

Después de la cena, se puede pasar un buen tiempo de esparcimiento efectuando algunos juegos que van a ser muy divertidos y edificantes para los miembros de la familia. Entonces a jugar.

El juego de las cualidades

Generalmente, se está acostumbrado a criticar y mirar los defectos de las personas, en especial las de los familiares. Sin embargo, en este día ¿qué tal si enfocamos en decirl a los hermanos tres cualidades que se admiran en ellos?

Reunidos todos en círculo, cada uno comienza a expresar tres de las cualidades que más admira de cada una de las personas que se encuentra presente. Si el grupo es muy grande y para que no se haga de pronto muy largo y tal vez un poco aburrido, entonces en ese caso se dividen por parejas, entre las cuales se dicen las tres cualidades y luego cada uno dice a todo el grupo cuales fueron las tres cualidades más sobresalientes que su compañero le expresó, admiraba de él.

Este juego además de ser bien divertido nos demuestra cosas que los otros piensan o admiran de nosotros y que nunca han temido la oportunidad de expresarnos. Además ayuda a estrechar lazos entre las personas y a acrecentar el respeto mutuo. No siempre tenemos oportunidad de decir lo bueno de otros, por alguna extraña razón.

No hagas a otro lo que no quieras para ti

Este es otro juego bien divertido y con una excelente moraleja. Se puede practicar con adultos y niños. Se le pide a cada uno de los integrantes, organizados en un circulo o ronda, que escriban cualquier cosa que les gustaría que otro de los allí presentes, hiciera. Algo así como: “Juan dice, quiero que Pedro se pare en sus manos ahora”.

Luego, quien dirige el juego recoge los papeles con las peticiones y el paso siguiente es hacer que cada uno haga lo que hubiera querido otro; es decir, como en el ejemplo, que Juan haga lo que quería que Pedro hiciera. La moraleja del juego, que es muy válida para jóvenes y adultos, es que “no hagas o desees a otros lo que no quieras para ti”, como lo dice el viejo adagio popular.

A los niños se les puede poner a hacer actividades de colorear o algún tipo de manualidades como collages, para mantenerlos ocupados, haciendo referencia a la importancia de la fecha.

Estas actividades, harán de este día una fecha más que especial, porque es una fecha para agradecer al Creador todas sus bendiciones y expresar a los seres queridos cuanto se les ama, cosa que probablemente, en otro momento, no se atreva a expresar. No hay que desperdiciar el tiempo, pues tal vez, sea la última vez que se tenga la oportunidad de expresar lo que se siente por alguno de ellos.