Arrinconados en el tiempo los vergonzosos episodios de los secuestros de los pesqueros Playa de Bakio y Alakrana, en que se impidió por decisión del gobierno vigente una intervención militar que habría resuelto la situación, liberado a los rehenes y capturado a los piratas. La Armada ha concatenado desde entonces una cadena de éxitos contra la pirateria en aguas del Indico que incluyen desde la captura de filibusteros, la escolta de convoyes, la liberación de rehenes, el rescate de secuestrados como la espectacular operación que salvo a Evelyne Colombo o la defensa de buques ante asaltos de los bucaneros.

Convirtiendo la Operación Atalanta en una excelente escuela de combate para la marina de guerra española y en una fuente de satisfacción que hace olvidar la frustración soportada en episodios como el del Alakrana o del Playa de Bakio.

Los últimos exitos cosechados este abril de 2012 implican a dos buques de guerra la fragata "Reina Sofia" y el patrullero "Infanta Elena".

ASALTO AL DHOW

La primera operación tuvo lugar el día 16 cuando el mando de la Operación Atalanta, actualmente italiano, detecto mediante su aviones de reconocimiento una embarcación de tipo dhow, modelo de barco pesquero habitual de la zona, denunciada como secuestrada en marzo y usada desde entonces en acciones de pirateria como asaltos a mercantes, se siguió el procedimiento operativo habitual de enviar a interceptarla al buque de guerra más cercano que resulto ser la fragata "Reina Sofia".

No fue dificil alcanzar el barco sospechoso y pararlo mediante una amenaza conjunta del armamento de la fragata y del helicóptero SH-60 de a bordo, tras la detención del barco un equipo de la Unidad de Guerra Naval Especial, UGNE, abordó el pesquero controlandolo con facilidad en unos minutos pero los comandos se sorprendieron al encontrarse nada menos que con veinte personas a bordo pese a lo reducido de la embarcación.

EL REGISTRO

El interrogatorio pronto reveló la verdad solo 4 eran tripulantes, de origen yemení, los 16 restantes eran piratas somalíes tanto los que capturaron el dhow en marzo como otros que se sumaron a las correrias del barco desde su captura. El registro fue del dhow fue harto fructífero pues se encontraron tanto fusiles Kalashnikov, lanzagranadas RPG, armas cortas y munición.

Con el dhow apresado ocurrió algo que suele ocurrir en estas situaciones, los liberados no presentaron denuncia con que tras dejar el dhow abastecido y en rumbo a su base en Al-Mukalla en Yemen no quedo más remedio que soltar a los 16 filibusteros aunque en esta ocasión fueron entregados a las autoridades somalíes con lo que junto al golpe logístico de perder un barco las mafias de la pirateria tardaran un tiempo en restablecer sus efectivos, por lo menos hasta que el caótico sistema de justicia somalí sea capaz de retenerlos.

RESCATE DEL PESQUERO CEILANDÉS

El día 19 seria el patrullero "Infanta Elena" el que entrase en acción cuando en la oscuridad de la noche detecto a 50 millas de las costas de Tanzania otro pesquero dhow llamado "Nimesha Duwa" de bandera de Sri Lanka navegando entre las islas Pemba y Mafia.

No fue un avistamiento casual la inteligencia de "Atalanta" conocía del secuestro del "Nimesha Duwa" ya hace seis meses frente a Sri Lanka, conocía de su uso como barco nodriza por los piratas y lo relacionaba con el fallido intento de asalto a un mercante en el Estrecho de Mozambique por lo que suponía de su presencia en la zona.

Con las adecuadas precauciones para el abordaje una unidad de la UGNE se hizo con la pequeña embarcación con rapidez deteniendo a 13 personas, 7 de ellos fueron identificados como piratas y 6 como los pescadores originales del barco.

OCULTANDO LAS ARMAS

Para ocultar sus armas los piratas recurrieron a la técnica del "bagging" esto es introducirlas en una bolsa hermética al agua y dejarlas caer al mar sujetas por una cuerda, pero este truco no engaño a los infantes de marina que recuperaron la bolsa y con ella la panoplia de Kalashnikov, armas cortas y munición que suele encontrarse a una partida filibustera.

Pescadores y piratas recibieron atención médica, a constar que el capitán del pesquero se dejo llevar por la emoción y rompió a llorar a bordo del "Infanta Elena" al saberse liberado.

Detenidos los bucaneros fueron desembarcados en Tanzania para su enjuiciamiento y el "Nimesha Duwa" reabastecido fue escoltado hasta aguas seguras para poner rumbo a Sry Lanka.

BALANCE

Estos dos éxitos, junto con los logrados por marinas aliadas en la misma operación, se suman a los triunfos logrados en fechas anteriores en la Operación Atalanta y aunque en ambas acciones los piratas no han ofrecido resistencia, la concatenación de triunfos junto a la intención de la UE de atacar las bases piratas en tierra y una incipiente estabilización somalí hace ver el problema de la pirateria en el Indico con otra perspectiva y sin aventurarse una solución inmediata si empiezan a verse las cosas con otro cariz más positivo.