El propósito del primer Gobierno peruano del APRA de limitar derechos y libertades al sector privado mediante la estatización del sistema bancario, financiero y de seguros empujó al célebre escritor hispano-peruano Mario Vargas Llosa, a dejar durante unos años su gran pasión, la literatura, por otro quehacer que desde su juventud literariamente le apasionaba: la política.

Creó para ello el Movimiento Libertad, al que lideró con miras a la Presidencia del Perú en las elecciones de 1990. Y aunque no logró los resultados que anhelaba, consigue el material suficiente para alimentar parte importante de su siguiente relato: El pez en el agua; con el que retoma, finalmente, sus quehaceres en el ámbito literario mundial.

Surgimiento del Movimiento Libertad y el FREDEMO

La agrupación política creada por Vargas Llosa en 1997, el Movimiento Libertad, como contrapeso a la tendencia nacionalizadora que intentó reaparecer en el Perú desde el discurso presidencial de Alan García Pérez del 28 de julio de 1997, no se presenta finalmente sola a las elecciones generales de 1990.

Lo hace unida a otros dos partidos tradicionalmente de derechas, la Acción Popular (AP) de Fernando Belaúnde Terry, y el Partido Popular Cristiano (PPC) de Luis Bedoya Reyes. Instituyéndose, de este modo, el Frente Democrático (FREDEMO); a la postre, un nuevo partido político, con el que Vargas Llosa postula a la Presidencia del Perú.

Para muchos, ese fue el gran error político del laureado escritor, el que le impidió acceder al también conocido como “Sillón de Pizarro”. No obstante, abanderar una ideología económica liberal, que muchos empezaron a apoyar grandemente, desde la aludida intención del Gobierno aprista de estatizar el sistema bancario, financiero y de seguros.

Contexto de las elecciones generales de 1990 y la irrupción de Fujimori

Las elecciones presidenciales de 1990, marcaron el inicio de la peculiaridad de la política peruana de tener finalmente electo como Presidente, a un personaje totalmente alejado de dicho ámbito, lo cual suele atribuirse a la medianía de la clase política, y al considerado fracaso de sucesivos gobiernos democráticos y dictatoriales.

En efecto, pues si bien Vargas Llosa fue en la práctica un personaje inédito en la escena política (aunque la mayor parte de personajes que lo secundan en el FREDEMO no lo eran tanto), se considera al catedrático Alberto Fujimori como el primer gran “outsider” de la política peruana, al resultar como ganador de la contienda presidencial de 1990, pese a ser un personaje completamente al margen del terreno político, hasta ese entonces.

Sirviendo por ello de poco lo que el Partido Aprista Peruano (PAP), candidateando entonces con Luis Alva Castro, y otros partidos de izquierda, hicieron alentando propuestas de gobierno diferentes a las liberales del FREDEMO; si a la postre fue Fujimori quien se vio obligado a adoptarlas, al haber sido quien junto a Vargas Llosa, pasó a la segunda vuelta en las elecciones presidenciales que le dieron por último como ganador.

Vargas Llosa se aleja de la escena política del Perú

Tras eso, Mario Vargas Llosa decide dejar el ejercicio de la política peruana, y volver a su ámbito literario; algo cabizbajo por no haber logrado sus intenciones, y hasta contrariado por las refutaciones a las que fue objeto desde el comienzo de su andadura política por parte de no sólo opositores políticos, en cuanto a sus juveniles inclinaciones políticas de izquierda que contrastaban enormemente con las posturas liberales que ahora pregonaba.

Aunque por otro lado, las experiencias vividas le habían permitido aglutinar material suficiente para complementar su siguiente obra: Como pez en el agua; la que empieza con narraciones de acontecimientos de su juventud, su temprana vida bohemia, la boda con su Tía Julia, y revelando la veracidad de los acontecimientos en torno a La casa verde, una de sus primeras novelas.