La Secretaría de Educación Pública y los organismos gubernamentales de México no sólo han diseñado y realizado acciones directas en materia de género, sino que se han ocupado de instalar un imaginario en los maestros, instructores comunitarios y en la sociedad acerca de las cuestiones de disparidad entre hombres y mujeres. En este sentido, algunas de las acciones en materia de comunicación social, con relación a la educación y el género son:

Acciones en comunicación social en materia de género

En 1997, el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos INEA inició el desarrollo del módulo Ser padres, una experiencia compartida, dirigido principalmente a madres de familia de niños y niñas en edad escolar, y vinculado a contenidos fundamentales de la educación básica.

Así mismo desarrolló el Módulo de Educación para la Vida y el Trabajo (MEVyT), el cual es una propuesta educativa presentada en módulos temáticos de aprendizaje, que a la fecha son más de 40, para constituirse en opciones de estudio hacia los sectores diversificados de la población.

Los módulos fueron definidos a partir de ejes para cubrir:

  • Las necesidades de los sectores prioritarios de la población, tales como los jóvenes, mujeres y población indígena.
  • Los intereses de aprendizaje de esas poblaciones (trabajo, familia, hijos, salud, derechos, riesgos).
  • Las áreas del conocimiento (matemáticas, lengua y comunicación, y ciencias).

Acciones de gobierno para incorporar el enfoque de género en el desarrollo social

Incorporación de la perspectiva de Género en el interior de las instancias del área de desarrollo social y humano, esta iniciativa llevada a cabo por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) busca fomentar el cambio en las agendas institucionales para que incorporen la perspectiva de género a través de la creación de nuevas instancias, leyes, normas y recursos asignados al avance de la situación de las mujeres.

Concurso de Ensayo para jóvenes sobre el papel de la mujer en el siglo XXI, educación para la vida. Esta convocatoria llevada a cabo por Inmujeres, pretende conocer cómo piensa la juventud mexicana en torno al papel de las mujeres en el siglo XXI, su rol de la sociedad y su percepción del presente y proyección del futuro a 20 años.

Convocatorias con perspectiva de género

La convocatoria Educación y Perspectiva de Género, Experiencias, Propuestas didácticas y proyectos escolares, llevada a cabo por el Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), abierta a docentes de la SEP y a las figuras educativas del Conafebusca rescatar las experiencias y propuestas didácticas que enfatizan una visión de género y que llevan a cabo los y las docentes en su cotidianidad escolar.

En 2003 se recibieron 5, 980 trabajos de profesores y figuras comunitarias en tanto que en el primer año de la convocatoria se recibieron 4, 200 trabajos. La Dirección General de Formación Continua, adscrita a la Secretaría de Educación Básica y el Conafe publicaron 10, 000 ejemplares con los trabajos ganadores y finalistas de esta convocatoria.

Junto con el Inmujeres, la Secretaría de Educación Básica a través del Programa Nacional de Actualización permanente de Profesores (Pronap), integró el segundo paquete didáctico Para saber más de género y educación, que se distribuyó en los 32 Estados de México y se incorporó a bibliotecas de maestros de todo el país.

El enfoque de género y los temas de currículo omitido

La Dirección General de Educación Tecnológica (Dgeta) promueve el Programa Nacional de Género, Sexualidad y Prevención de Adicciones, dirigido a docentes quienes a su vez imparten talleres a alumnos y padres de familia.

Esta Dirección General, con fundamento en el Programa Nacional de Educación 2001-2006, estableció la adopción de un enfoque de género en la construcción de las políticas educativas, centradas en fortalecer la igualdad entre hombres y mujeres, principalmente de aquellas que habitan en el medio rural y comunidades indígenas.

Sus propósitos principales son:

  1. Promover la igualdad de oportunidades para la mujer en el mundo laboral y la toma eficiente de decisiones, principalmente en el ámbito educativo,
  2. Crear en las y los alumnos adolescentes, una adecuada cultura en educación sexual, sustentada en un comportamiento responsable y de respeto en la salud, y
  3. Prevenir en los alumnos cualquier tipo de adicciones.
Todas estas acciones en conjunto con la implementación de los programas educativos que incorporan la perspectiva de género al currículo, como los que promueven la equidad educativa se complementan con la creación y publicación de material didáctico con contenido que promueve el enfoque de género también.