Este lunes Europa se ha enterado, hacia el mediodía (hora central europea), de una explosión en la central nuclear de Marcoule, situada en el departamento de Gard al sur de Francia y a menos de 300 kilómetros de la frontera con España. Resultado de la explosión ha muerto un trabajador de la central y cuatro personas han resultado heridas.

Incidente en el almacén de residuos radiactivos

Según las autoridades francesas, la explosión se ha producido en el almacén de desechos radiactivos dentro del complejo de la central y tras la misma, indicaron que podría existir riesgo de fuga radioactiva. No obstante, horas después de producirse el incidente, el Comisariado francés de la Energía Atómica explicó, en un breve comunicado, que la explosión no ha tenido consecuencias en el exterior.

El operario fallecido fue encontrado totalmente carbonizado y uno de los operarios heridos, el más grave, ha tenido que ser evacuado de urgencia en helicóptero al hospital de Montpellier. En un comunicado de prensa, la compañía EDF, propietaria la filial Socodei que dirige la central de Marcoule, ha indicado que lamentaban “la muerte del trabajador de la fundición que se encontraba cerca del horno en el momento de la explosión”.

Según la Autoridad de Seguridad Nuclear, ASN, el lunes por la tarde se ha dado por terminado el incidente. “El incidente no ha tenido consecuencias exteriores por lo que no ha habido que realizar ninguna acción de protección radiológica de las personas”, ha subrayado el portavoz de ASN, tras indicar que daba por suspendido el estado de crisis.

El incidente ha tardado dos horas en sofocarse

El accidente ha ocurrido a las doce menos cuarto y a la una y seis minutos de la tarde, los equipos de extinción de incendios han controlado la situación, sin que se hayan producido escapes químicos o radiológicos”, ha añadido por su parte EDF en su comunicado, según ha publicado France Soir.

La sala donde se ha producido la explosión, según la dirección de la central nuclear de Marcoule, estaba destinada a la fundición de chatarra y tras la respuesta de los equipos de emergencia de la central quedó limpia. No obstante, para evitar mayores problemas, otros dos hornos de la planta han sido detenidos durante las dos horas que ha durado la crisis.

El complejo alrededor de la central de Marcoule contiene las oficinas de Socodei y de EDF, además de Comisariado para la Energía Atómica y otros organismos oficiales de Energía nuclear. El complejo nuclear se encuentra a orillas del rio Gard, en la región ribereña del Ródano, Côtes du Rhone y dista unos treinta kilómetros de la ciudad de Avignon. Se trata de un área estratégica de alta seguridad que incluso se mantiene pixelada en Google Maps.

La central y en general el complejo nuclear fue construido en 1956 para la realización de experimentos con plutonio tanto civiles como militares. En la actualidad, los residuos de la central de Marcoule están destinados a reprocesar el combustible gastado, altamente peligroso, para ser empleado en la construcción de arsenal atómico militar francés.

Las reacciones en la vecina España

España y en concreto, la vecina comunidad de Cataluña, se encuentran a tan solo trescientos kilómetros de la central francesa, lo que ha hecho que se eleve la situación de alarma al estado de pre-alerta nuclear preventiva.

La activación de situación de pre-alerta nuclear ha sido llevado a cabo por la Dirección General de Protección Civil de Cataluña, después de que el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero hubiera dado las instrucciones para la activación de los mecanismos administrativos y técnicos previstos para el seguimiento del incidente nuclear.

Fuentes cercanas al Gobierno español han indicado que están preparadas las medidas necesarias para actuar en caso de que se propicie una fuga radiactiva, aunque al parecer ya se ha comunicado al gobierno que la situación en la central está controlada.

Son ya varios los incidentes registrados en centrales nucleares en el mundo, como el de las centrales de Virginia en Estados Unidos tras el reciente terremoto, en las que la reacción y las medidas llevadas a cabo desde el minuto cero han rozado la extrema precaución y disposición.

Tras el terrible accidente nuclear de Fukushima en Japón, debido a la explosión de los reactores tras ser golpeados e inundados por el tsunami que asoló las costas del este nipón, las autoridades y en general la opinión pública de todo el mundo está ciertamente sensibilizada.