Con ocho salas dedicadas a resaltar la importancia que la mujer ha tenido en la historia de México y su contribución a la construcción de la nación, el 8 de marzo de 2011 el doctor José Narro Robles, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) inaugurará el Museo de la Mujer, que estará ubicado en la calle de Bolivia 17, en el Centro Histórico, precisamente en el edificio en donde anteriormente estuvo ubicada la imprenta Universitaria.

Abrirá en el Día Internacional de la Mujer

Será precisamente cuando en el mundo se celebre el Día Internacional de la Mujer cuando este recinto abra sus puertas como un espacio dedicado a la difusión de la cultura de la equidad y el respeto a los derechos humanos de las mujeres.

La historiadora Patricia Galeana, una de sus principales impulsoras, estará a cargo de la curaduría de este museo, el primero en México dedicado a resaltar las obras de las mujeres y el segundo en Latinoamérica, después del fundado en Argentina, y representa la culminación de un sueño que desde hace tres lustros fue apoyado por la Federación Mexicana de Universitarias (Femu), miembro de la Federación Internacional de Mujeres Universitarias (IFUM), fundada desde 1919 con fines pacifistas.

Para su materialización, este proyecto contó con el apoyo de la UNAM, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y la Organización de las Naciones Unidas, así como del colectivo Conarte y artistas como Martha Chapa, Francisco Toledo, Federico Silva, José Luis Cuevas y Sebastián, entre otros.

La misión de este recinto cultural

“Será un espacio interactivo donde fomentaremos la tolerancia y el respeto a la diversidad y a los derechos de todas y todos”, dijo la también académica de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Patricia Galeana agregó que además de su exposición permanente, en el museo se impartirán conferencias, se presentarán libros y habrá ciclos de cine, entre otras actividades.

Todas ellas tendrán como objetivo generar una cultura de equidad, una nueva mentalidad que supere todo tipo de discriminación y prevenga la violencia, subrayó Galeana.

Su propósito es hacer una revisión de la historia de México con enfoque de género, desde la época prehispánica hasta el actual siglo, para hacer visible el quehacer histórico del sexo femenino y su contribución en la construcción del país. Con esto se pretende “que la historia de las mujeres en México deje de ser una historia olvidada”.

Se trata de aportar a la transformación de la mentalidad y así navegar hacia el respeto de garantías fundamentales de las personas, en particular de las mujeres.

“Pasar de la tolerancia al respeto. Hoy en día la cultura de los derechos humanos en México y el mundo es terrible; algunos dicen: ‘te aguanto porque no me queda otra’. Pero eso no es respeto, el señalar que cualquiera tiene tanto derecho como yo de hacer lo que considere. Ese es un cambio cultural. Nosotras, como universitarias, tenemos más responsabilidad que el resto de la sociedad porque tuvimos acceso a la educación superior. Hay que regresar al pueblo de México lo que nos ha dado la universidad gratuitamente”.

El gobierno panista les negó espacios

En conferencia de prensa, Patricia Galeana recordó que se había propuesto a las autoridades del gobierno federal como sede para este museo la Casa de Leona Vicario, por las promesas del presidente Felipe Calderón de que con motivo del Bicentenaria de la Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana se recuperarían los recintos históricos, pero funcionarios federales les cerraron las puertas.

Responsabilizó de esa negativa a Josefina Vázquez Mota y Alonso Lujambio, la anterior y el actual titulares de la Secretaría de Educación Pública (SEP), y a la directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Teresa Vicencio.

“La respuesta fue que no tenían a dónde cambiar las oficinas de la Coordinación Nacional de Literatura del INBA, que se ubican en ese inmueble. Que sólo se concedería si nosotras les dábamos un sitio al cual trasladarlas; sólo tenemos nuestros salarios, ¿de dónde les vamos a dar un edificio para oficinas?”, cuestionó.

En principio queríamos que se ubicara en la casa de Leona Vicario por el simbolismo que representa (ahí vivió desde la consumación de la Independencia hasta su muerte en agosto de 1842). Esperamos hasta el bicentenario con la esperanza de que, como se había anunciado, en 2010, se recuperarían los sitios históricos. Sin embargo, a mediados del año pasado, cuando nos dimos cuenta que no se concretaría, pedimos al rector que acogiera el proyecto”.

15 años de lucha por el museo

Galeana explicó que la creación de este nuevo museo se logró tras 15 años de insistencia, peticiones y apoyos a diferentes instituciones.

Se dijo satisfecha con este nuevo espacio, pues “se trata de una casa del siglo XIX, universitaria, un sitio pequeño, pero con la tecnología utilizaremos mejor los espacios para que el público asista”.

Explicó que con este museo se busca cumplir la meta de dar a conocer el papel que han desempeñado las mujeres en la vida nacional, haciendo un análisis comparativo con el resto del mundo y destacando la participación femenina en diversas manifestaciones culturales y consideró que su ubicación permitirá emprender un trabajo social en la zona, porque ahí “hay mucha violencia. Creemos que podemos servir. Las universitarias debemos cumplir con esas obligaciones sociales”.

Opinó que el retraso que tuvo México para reconocer la ciudadanía de las mujeres, ha tenido un impacto negativo en el desarrollo del país.

Dos de los focos rojos más dramáticos” que dan muestra de ello son, dijo, la violencia que enfrentan en toda la nación y la penalización del aborto en 17 entidades del país, que representa un “gran rezago” que atenta contra la laicidad marcada en la Constitución.