La naturaleza ha dotado a nuestro planeta de una enorme variedad de especies de flora. Muchas de ellas poseen importantes propiedades medicinales y tienen efectos terapéuticos sobre el cuerpo humano. De allí que se las denomine plantas medicinales. La medicina natural ha desarrollado un conocimiento específico del mundo natural para ponerlo a disposición del tratamiento y la prevención de las enfermedades humanas. Cada planta medicinal posee la cualidad de ocasionar efectos benéficos sobre el organismo; el abedul es una de ellas.

El abedul, una planta medicinal

El abedul es un árbol que crece en América de Norte, Asia y Europa. En realidad, se designa con el nombre de abedul a una familia de especies relacionadas, más de treinta, pertenecientes a la familia de las betuláceas. El abedul también es conocido con el nombre de árbol de la sabiduría, aliso blanco, bedul, madero blanca, álamo blanco o biezo. Es posible utilizar la corteza, hojas, madera y savia del abedul con fines medicinales. (Kozel, Carlos. Guía de Medicina Natural. Vol. II. Plantas Medicinales. Barcelona, Omedin, 1980.).

Propiedades medicinales del abedul

Las características del abedul hacen recomendable su utilización en los siguientes casos:

  • Para combatir la retención de líquidos: el abedul tiene importantes propiedades diuréticas, que lo convierten en uno de los productos naturales más eficaces para evitar el edema y la retención de líquidos. El efecto diurético del abedul colabora así mismo con la desintoxicación del organismo, promoviendo una correcta eliminación de los desechos del cuerpo.
  • Abedul para el cuidado de la piel: las propiedades medicinales del abedul incluyen su poder curativo sobre la piel enferma. Esto puede realizarse por vía externa (aplicando compresas de abedul sobre la zona afectada) o por vía interna (tomando té de abedul, cuya forma de preparación se detalla más abajo). Por sus cualidades desintoxicantes, el té de abedul ayuda sustancialmente a combatir enfermedades de la piel asociadas con intoxicación de la sangre.
  • Combatir infecciones e inflamaciones relacionadas con el aparato urinario: una vez más, gracias a sus propiedades diuréticas, las infusiones de abedul tienen una gran poder curativo contra las enfermedades renales y de la vejiga.

Té de abedul para evitar la retención de líquidos

Con las hojas del abedul es posible preparar una infusión que colabora para que el organismo elimine el líquido excedente. El efecto diurético del abedul contribuye a su vez a la desintoxicación del organismo y a la prevención de cálculos renales. Para preparar el té de abedul son necesarios los siguientes ingredientes:

  • 25 gramos de hojas de abedul
  • 1 litro de agua
  • 1 gramo de bicarbonato

Preparación de la infusión diurética de abedul

Seguir los siguientes pasos:

  • Hervir el agua y retirarla del fuego.
  • Agregar las hojas de abedul.
  • Cuando el agua se halla enfriado un poco (sin que llegue a estar tibia), añadir el bicarbonato de sodio.
  • Dejar reposar durante 6 horas.
  • Colar y tomar tres tazas calientes de té de abedul durante el día.
Receta extraída del libro “Vida y Sana Natural” (Vol. I, Chile, R.B.A., 2006). Si se desea es posible endulzar la infusión a base de abedul con miel. Nunca deben endulzarse con azúcar las infusiones medicinales puesto que el azúcar es fundamentalmente nociva para el organismo y disminuye las propiedades medicinales de las plantas curativas.

Este artículo tiene por intención ser una mera orientación respecto de las propiedades medicinales del abedul. En ningún caso se debe dejar de consultar al médico especialista ante una situación de enfermedad.