La moda es cada vez menos predecible y este año los diseñadores nos lo han puesto fácil. La combinación de estilos está más abierta que nunca, y en medio de la explosión de colorido que marca la tendencia para los meses de calor, podemos encontrar prendas tan distintas y tonalidades tan variadas que fácilmente se adaptan a nuestras expectativas.

De los vestidos sensuales al estilo safari

Volvemos la mirada a los años 50, con vestidos muy sensuales marcando la cintura e insinuando la silueta. Aunque se mueven por toda la paleta de colores, los diseñadores han apostado especialmente por el blanco, el negro y el rojo, mientras que los tonos plateados y dorados, e incluso los brillos, han dejado de pertenecer a la noche para pasar a usarse durante el día.

La ropa vaquera tampoco falta a su cita, con un cierto aire hippie chic y un aspecto lavado, mientras que el estilo safari, en tonos camel, causa furor en bermudas, camisas y sombreros. En cuanto a las telas, destacan el algodón, la lycra y el lino, aunque la seda sigue estando de moda y es ideal para lucir un hombro al descubierto.

¿Has probado alguna vez las mangas dolman? Si te decides verás cómo contrastan con el resto del conjunto, y evocan un aire romántico y algo bohemio.

Juega con las composiciones

Algunas faldas, tanto si son ceñidas a la cintura, como con línea A, rectas o en globo, se llevarán cortas por delante y largas por atrás, lo que supone un alivio para quienes sólo quieren mostrar la parte más bonita de sus piernas. Los vestidos se llenan de colores atrevidos, como rojos, verdes, amarillos e incluso toda la gama de azules, desde el aguamarina al tinta china.

Se llevan los monos de cuerpo entero y los abrigos ligeros para soportar el suave frío de la madrugada. Los zapatos y las sandalias lucen altísimos, con tacones estilizados, elevadas plataformas o cuñas (que suelen más cómodas de lo que aparentan), o bien completamente planos. El cuero negro adornado con tachuelas y grandes hebillas al tobillo causa furor en la noche. Y para los que se decantan por la comodidad, un estilo sport chic y tejidos tecnológicos, con estampados geométricos y leggins.

Complementos de todos los tamaños

En cuanto a los complementos, encontrarás todo tipo de bolsos, desde las pequeñas carteras de mano a los enormes de tipo A, tanto en piel labrada como en cuero y tela, muchos de ellos con estampados o con pequeños abalorios cosidos a mano.

En las pulseras, collares y pendientes se llevan las formas geométricas y cuanto más grandes mejor. Los tocados y los sombreros, sin embargo, no tienen punto medio y lo mismo ven reducido su tamaño para pasar desapercibidos que se transforman en vistosas pamelas.

Ropa de baño

La ropa de baño de esta temporada viene cargada de color, y los bikinis, bañadores y trikinis se llenan de estampados o topos. Y aunque es cierto que alguno de los diseños están confeccionados con poca tela, en muchas ocasiones los diseñadores intentan adaptar sus creaciones a la distinta complexión de cada mujer, utilizando zonas reforzadas o tejidos trenzados, especialmente en cintura y pecho. Se llevan también los diseños de aire infantil, con volantes o pequeñas puntillas.

En definitiva, tanto si eres poco atrevida como transgresora, este año la moda viene con tanta variedad de conceptos y estilos que sólo tienes que decantarte por el que más se acerca a tu forma de ser para sentirte cómoda.