Hay historias que conmueven desde la primera escena. Historias que con sólo contemplar sus primeros segundos, empiezan a dejar a la audiencia sin aliento anticipando que se estará a punto de sucumbir ante una marea de los sentidos, la cual desembocará en las más intensas emociones humanas.

Es esto lo que logra el primer film de Tom Ford, “A single Man” o “Un hombre soltero”, el cual constituye el inicio de una gran carrera cinematográfica para el recién iniciado director.

“A single man” cuenta la historia de George Falconer, un profesor inglés quien ha perdido a su amante, Jim, en un accidente automovilístico y junto a él, una gran parte de su propio ser, sumiéndose en un estado depresivo y en una vida de monotonía. En este film reinan los conflictos internos cuyo último fin es la liberación misma del ser.

El reinado de Thanatos

Thanatos y Eros, o las pulsaciones de muerte y vida, son las fuerzas internas que entran en un conflicto constante en la vida de George. Thanatos, o esa pulsación de muerte como Sigmund Freud lo define en su obra “El malestar en la cultura”, representa el lado oscuro del ser humano, representa las pasiones, las emociones pero, también el sentido de la muerte. Este encuentra su contraparte en Eros, el cual personifica la razón, lo bello y la vida en sí.

La trama de la película empieza explicando el punto de ruptura del equilibrio entre ambas fuerzas con el accidente de Jim. En ese momento la paz que existía con el reinado de Eros se interrumpe, dando cabida al inicio del conflicto con dicha pulsación, la cual empezará a rondar al espíritu de un George Falconer que se encuentra abatido y en su momento más delicado, estableciendo el reinado de Thanatos.

A partir de allí, la vida del protagonista, interpretado por Colin Firth, se convierte en una carrera por cometer un suicidio que nunca se lleva a cabo, pues Eros contra ataca por medio de contados sucesos que finalmente despertarán en George ese espíritu que creía muerto, empezando a sacarlo de la monotonía en la cual se había convertido su vida. Monotonía que puede ser comparable con la muerte misma.

Eros hace su movimiento

Es Kenny, interpretado por Nicholas Hoult, quien finalmente despierta el pequeño deseo de vivir que yacía dormido en el profesor Falconer. Kenny, quien lucha por entenderse y aceptarse a sí mismo, termina por sucumbir ante sus pasiones, dejándose llevar por su fascinación hacia George presentándose ante él, sirviendo de detonante el cual hace estallar una vez más, la lucha de dichas fuerzas en Falconer.

Eros juega con George utilizando a Kenny como si fuera el Demian de Hermann Hesse. Por medio de una irrupción abrupta en la vida del protagonista, Eros hace su movimiento logrando que el ya resignado y abatido profesor, se dé cuenta de que lo que pudo haber sido un deceso del alma y el espíritu en él, puede ser en realidad, el inicio de un proceso de renacimiento.

Un renacer a una vida nueva en la cual, luego de tanto sufrimiento, pueda por fin sentirse liberado, cosa que finalmente llega desatando una reacción abrupta de Thanatos precipitando un desenlace apresurado de un conflicto que recién parecía volver, pero que resultó en una especie catarsis para Falconer.

La otra batalla

Aunque parecerían ser los conflictos personales de George y Kenny, los únicos que se presentan dentro de la historia, tenemos a la encantadora Chalie, la mejor amiga de George interpretada por Julianne Moore. Charlie quien ha estado enamorada de su mejor amigo, decide ante la desesperación que le produce el estar envejeciendo en soledad, confesar su amor a este sin importarle la preferencia sexual que él pueda tener.

En ella se ve nuevamente la lucha de estas fuerzas opuestas pues ésta, a pesar de callar durante años, decide sucumbir ante Thanatos permitiéndose lo que antes la razón no le permitió, luego de una vida entregándose totalmente a sus deseos que rayaban en el egoísmo. Se disputa entre seguir envejeciendo, decayendo, sola y abrumada por la depresión y el recuerdo de los buenos tiempos, o el deseo egoísta de volver a vivir sometiendo a alguien a su voluntad.

Se trata ante todo de relaciones humanas

Es así como se observa la naturaleza del típico ser humano reflejada en esta cinta. No se trata sólo de una película orientada a enaltecer un amor entre dos personas de un mismo sexo, se trata ante todo de las relaciones humanas. Del renacimiento y la búsqueda de la catarsis de un ser que se encuentra sumido en un estado de muerte espiritual y en un luto que parecía interminable debido al acecho del fantasma del recuerdo.

Las relaciones y luchas interiores mostradas en la cinta son transmitidas al espectador no sólo por medio de las actuaciones de Colin Firth, Julianne Moore y Nicholas Hoult, sino también por medio de la propuesta plástica, y el soundtrack del film, los cuales enriquecen la narrativa no lineal del argumento haciendo de este, una historia bien contada, pero no será en esta sino en otra ocasión cuando se traten estos temas que son importantes dentro del desarrollo de toda película.