“A serbian film” por el momento es una cinta vetada en España, después de sus tres únicas proyecciones en el Festival de Sitges y la posterior denuncia del director de dicho evento Ángel Sala, ningún festival más ha osado a introducirla en su programa.

Festivales como la Semana de cine fantástico y de terror de San Sebastian Calle 13 o las 12 horas de cine de terror de Molins de Rei se han visto amenazados por entidades como la FAMPI, Federación de asociaciones para la prevención del maltrato infantil o la CONCAPA, Confederación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos.

Estreno de “A serbian film”

La extrema violencia y el sexo explícito, sobre todo con menores, es lo que ha hecho que hasta el momento la película no haya sido estrenada en los circuitos comerciales. Según están sucediendo los acontecimientos, no se espera verla nunca estrenada en los cines de los multisalas españoles.

Sinopsis

Ya el propio argumento es un elemento bastante volátil y hay que manejarlo con sumo cuidado. Hablar de un hombre que regresa a su oficio, que es el porno, después de un retiro, no es un tema fácil de manejar delante ni de espectador, ni de crítica. Además a esto hay que sumarle que el regreso lo hace con un equipo que no conoce y con un director que no le cuenta nada de lo que va a suceder y poco a poco se ve inmerso en un mundo de depravación, drogas, violaciones, pedofilia… Puede ser que el espectador no esté preparado y que la crítica te acribille. Aunque el film para entonces ya ha conseguido lo que pretendía, indignar a quien ve las imágenes.

Sobre “A serbian film”

“A serbian film” es una película dura, quizá la más dura hecha hasta la fecha. Puede que su director haya cruzado la barrera de lo ético o puede que simplemente la haya alejado un poco para hacer hueco a esta producción. Lo que sí es seguro es que quien la ve, no se queda indiferente.

Quizá lo que más haya indignado en ciertos sectores de la sociedad más conservadores es que cosas como las que suceden en el film, también suceden en la realidad. Pero la solución no está en luchar contra esta ficción, sino con los casos reales.

Sobre todo hay que indicar que este film, pese a su extremada brutalidad, nunca hace apología de ella.

“A serbian film” es una película extrema, pero eso sí, en contra de la violencia y el abuso de menores por encima de todo.

Pero ya se sabe, al mismísimo maestro del cine John Ford lo tacharon de racista porque el personaje de uno de sus films lo era, en concreto el de John Wayne en “Centauros del desierto”.