Después de finalizar un mes de diciembre conformado por posadas, pastorelas, compras para regalos, la celebración de la Navidad y el Año Nuevo, la primera festividad importante a festejar es la del 6 de enero, la cual los niños de varios países del mundo la esperan con entusiasmo.

La historia sobre los tres Reyes Magos

La tradición más aceptada por todos, consiste en que tres hombres conocidos como Reyes Magos y llamados Melchor, Gaspar y Baltasar, acudieron desde Oriente hacia Belén con el fin de adorar al nacido Niño Jesús.

Guiados por la estrella de Belén, le hallaron y ahí le ofrecieron respectivamente regalos. Melchor, un hombre de edad avanzada con cabello y barba color blanco le dio oro, simbolizando la naturaleza real de Jesús; Gaspar, hombre más joven de cabello oscuro y tez morena, otorgó incienso, que indica la divinidad y Baltasar, hombre de raza negra obsequió mirra, la cual indica el sufrimiento y la muerte que llegaría a Jesús.

Sin embargo, el rey Herodes el Grande de Jerusalén, quería asesinar al Mesías y previamente al viaje, les había pedido a que a su regreso le informaran del lugar exacto, diciéndoles con una mentira que él iría después a adorar al niño. Este hecho fue evitado gracias a la aparición de un ángel que logró prevenir a Melchor, Gaspar y Baltasar de las verdaderas intenciones del monarca.

¿De dónde surge el nombre de los tres Reyes Magos?

Los nombres de Melchor, Gaspar y Baltasar, plenamente identificados por la cultura moderna, se encuentran en una imagen localizada en la iglesia de San Apolinar Nuovo en Italia. Datada del siglo VI, el retrato muestra a tres hombres que muestran sus obsequios ante una mujer en un trono que tiene en su rodilla a un niño.

Hay también más referencias en las que los Reyes Magos se encuentran presentes en los evangelios apócrifos y en la posibilidad de la existencia de un cuarto Rey Mago que no llegó a la cita por un contratiempo. Se dice que su nombre era Atarban.

La clásica costumbre en Día de Reyes

Durante las semanas o los días previos al 6 de enero, perdura la costumbre en la que los niños escriben una carta a los Reyes Magos cuyo contenido radica en los juguetes deseados a recibir y las atan a un globo que volara por los cielos hacia su destino. Dependiendo de la conducta que ellos hayan mantenido durante el año anterior, colocarán su zapato y los recibirán bajo el árbol de Navidad. En ocasiones, también los adultos pueden recibir presentes.

El mismo día y en compañía de los miembros de la familia y, en ocasiones, de amigos, se procede a partir la célebre Rosca de Reyes como desayuno o cena, en el caso de decidirse consumirlo en la víspera. En México, en el caso en que a la persona le toque un pedazo de ella con un niño Dios en su interior, tendrá que traer los tamales y el atole para el 2 de febrero, fecha en la que se festeja el Día de la Candelaria.

En algunas ocasiones, el árbol de Navidad es comenzado a ser desmontado el 6 de enero.

La rosca de Reyes, imprescindible para el 6 de enero

Su origen se remonta a las fiestas realizadas en la antigüedad en Roma al dios Saturno para festejar los días por venir después del solsticio de invierno. Eran elaboradas con higos, dátiles, miel y un haba seca, en forma de tortas delgadas. Otra costumbre añadida a esta, es que al individuo que le tocara el haba tendría que pagar el consumo de alimentos de los presentes.

En la actualidad, se prepara con masa dulce aromatizada con agua de azahar y similar a la corona de adviento. Se adorna con rodajas de fruta escarchada y suele consumirse con leche o chocolate.

Existen testimonios, en los que se afirman que en el siglo XII, en el Reino de Navarra, se designaba Rey del Faba al niño que hallara el haba en la rosca, tal y como lo es en hoy día, siendo la gran diferencia que se encuentra un niño Dios, blanco y de plástico.

Siendo una costumbre muy antigua que perdura con el paso del tiempo, el 6 de enero es, sin duda alguna, la festividad más importante del mes. Además, simboliza, de una u otra manera, la unión familiar con los integrantes más pequeños, que son los que dan un toque de magia a dicha fecha.