El 9 de mayo de 1960 este método revolucionó los años 60 y marcó lo que sería un gran paso para la mujer, ya que fue un referente importante en la lucha por sus derechos. El primer anticonceptivo llamado Enovid, una dosis concentrada de hormonas que evitaban la ovulación de la mujer y así potenciales embarazos, fue puesta en venta luego de la aprobación de la Administración de Fármacos y Alimentos de Estados Unidos.(FDA)

¿Cómo nació la píldora anticonceptiva?

La invención de la píldora data de 1951 gracias a Gregory Pincus y John Rock, quienes al buscar un método contra la infertilidad, descubrieron que se podía frenar la ovulación durante cierto tiempo y luego reanudarla, de esta manera se podrían frenar embarazos, lo que los llevó a ahondar en esa investigación. En esa época investigar sobre anticonceptivos era ilegal en Estados Unidos, por lo que las primeras pruebas se realizaron en Puerto Rico a manos del Dr. Edris Rice-Way. Al finalizar los estudios y pruebas en 1959, la empresa farmacéutica GB Searle solicitó la aprobación formal de la FDA de la primera píldora anticonceptiva de la historia.

Una total revoluciónla historiadora Elaine May Tylor, escritora del libro 'America and the Pill', la píldora fue un objeto de emoción entre los doctores y los activistas, quienes creían que la píldora sería la que equilibraría el crecimiento mundial de la población, generaría prosperidad familiar y resolvería la pobreza, ya que el pasar de familias con 7 hijos, a grupos con sólo 3 o 4 integrantes (incluyendo a los padres) sería un sueño hecho realidad para mujeres ansiosas por tener una vida sexual libre, desde el punto de vista histórico fue un catalizador de cambio social.

En el mismo año de la aprobación y comercialización de la píldora anticonceptiva, la iglesia católica calificó al nuevo invento como un "pretexto para tener sexo con otro fin distinto al de procrear", la noticia sacudió al Vaticano, el papá Juan XXIII rechazó la llegada del anticonceptivo.

Los avances de la ciencia médica

Los laboratorios han trabajado para crear una variedad de versiones más seguras en el campo de los anticonceptivos tanto orales, como inyectables, todo esto buscando menos efectos colaterales. Según Jill Seheffield, predisente de Women Deliver, una organización en pro de los derechos de la mujer, afirma que ninguno de los contraceptivos orales actuales que toman millones de mujeres en todo el mundo contiene el derivado original.

Así mismo, la ciencia médica ha avanzado creando nuevos métodos anticonceptivos, y también ha reinventado y mejorado los ya existentes.