Se corrió la tercera etapa de la Volta ciclista a Catalunya, que esta vez transcurría entre las localidades de La Vall d’En Bas y la estación de esquí de Port-Ainé, situada en el municipio de Rialp, ubicado en el idílico pirineo catalán.

La carrera comenzaba cerca de las 11:15 con una lluvia que se intensificó a medida que el día avanzaba, y posteriormente atacó a los participantes de manera intermitente, pero a pesar del negro panorama, 170 corredores se decidieron a presentarse en la línea de salida, en una jornada plagada de ausencias, retiradas y caídas, y que depararía a los corredores dos puertos de categoría especial y dos más de 1ª categoría, incluyendo la llegada a Port-Ainé, situada a más de 1900 metros de altura.

La jornada anterior había dejado en la general a un líder, Michael Albasini, que había sido capaz de vencer en las dos primeras etapas de la Volta de manera un tanto “fácil”, pero ahora llegaba la hora de que algunos de los favoritos empezaran a enseñar las cartas, y de ser menester los dientes, en un día tan duro como el que se ha vivido hoy.

Paso por Olot y caída de varios corredores

El grupo se desmembró a poco de empezar el día al caer diversos corredores al paso de la población de Olot, con lo que al empezar la ascensión al puerto de 1ª del Alt de Coubet ya se había protagonizado la primera escapada reseñable con Soerensen y Tschopp, quienes culminaron el puerto en primer lugar a 40 segundos de sus más inmediatos seguidores. Estos se les unieron poco después y cuando esto ocurría la ventaja era en el kilómetro 43 de 2’17 minutos, mientras que la escapada adquiría envergadura al contar entre sus filas a corredores como Bardet, Cherel y Brajkovic.

Se complican las cosas en la Collada de Toses

El puerto de 1ª categoría de la Collada de Toses recibió a los escapados con lluvia y, por si fuera poco, también niebla y una temperatura de 2 grados, pero aun así, la distancia había aumentado a 4’50’’, pero las noticias desde la llegada no eran muy halagüeñas: en la cima del final de carrera continuaba nevando sin descanso. Para cuando el grupo de cabeza lograba culminar la cumbre, la diferencia era de más de 5 minutos y Sorensen el virtual líder de la montaña, y después del descenso, unos 20 kilómetros más adelante, la diferencia era de 8’40’’ con respecto al pelotón.

Cambio de itinerario debido a la meteorología

Cerca de las 15:00, la organización comunicó que la carrera no llegaría a la cumbre de Port-Ainé debido a la nieve, con lo que los escapados, que ya contaban con más de 10 minutos de diferencia, se encontraron con la sorpresa de saber que se encontraban a tan solo 11 kilómetros de meta. Los citados escapados más sus compañeros de fuga Vandervelde, Golas, Kruyswyk y Rohregger, serían salvo sorpresa, quienes optarían por el triunfo de etapa.

Llegada improvisada en el municipio de Canturri

A falta de que los jueces dictaminaran la validez de la prueba, el ganador era Janez Brajkovic, seguido de Golas, Cherel y Soerensen. Por la tarde se esperaba que se dieran los resultados definitivos.

Multitud de bajas y retiradas en la tercera etapa

Joan Horroach, Javi Moreno Grischa Niermann, Daniel Navarro y Valverde causaron baja en la línea de partida. A esto se unió un número inusual de retiradas, como las de Dean, Rabon (que fueron trasladados al hospital), Tiralongo, De Haes, Bille, Damauseau, Bessy, Garderen, Sitsov, Uran, Schleck, Machado, Hermans… Todo un alud de desgracias y contratiempos han acudido esta mañana al pirineo catalán a socavar esta bella etapa de montaña.

El jurado da por válida la etapa (añadido)

Brajkovic ganó la etapa pero Cherel no será el líder de la vuelta, puesto que ha considerado inválidas las puntuaciones y tiempos adquiridos. Así pues, en la general, todo continúa como estaba:

Albasini (Green EDGE).

Hesjedal (Garmin), a 1’32 minutos.

Cherel (La Mondiale), a 1’32 minutos.