Con este movimiento se busca el cambio en algunos aspectos en los que aún no se ha conseguido la igualdad para este colectivo, como podría ser la legalización del matrimonio homosexual, la posibilidad de adopción por parte de familias homosexuales, el respeto a la identidad sexual adoptada por la gente transexual y, por supuesto, denunciar la homofobia, lesbofobia o transfobia que aún existe en gran parte de la sociedad; y sobre todo, eliminar el prejuicio que se tiene contra este colectivo.

El Día del Orgullo LGBT se celebra el día 28 de junio en todo el mundo, pero es común pasarlo al primer sábado anterior o posterior a ese día, cuando se conmemoran los disturbios de Stonewall (en Nueva York, Estados Unidos), que ocurrieron en 1969 y que conmemoran el inicio del movimiento de liberación homosexual.

Este movimiento fomenta que ninguna persona se avergüence de lo que es, cualquiera que sea su sexo, orientación sexual o identidad. El símbolo internacional del orgullo gay es su bandera con los colores del arcoíris.

Los hechos que lo desencadenaron

Los orígenes del movimiento gay se remontan a los años 50 y 60, en los que se llevaron a cabo una serie de manifestaciones que se rebelaban en contra de un sistema que iba en contra de los homosexuales, teniendo como su principal detonante una redada policial ocurrida el 28 de junio de 1969 en el Stonewall Inn, un pub de un barrio neoyorkino.

A los 6 meses de este hecho ya se habían creado dos organizaciones en Nueva York pro activistas gays, así como 3 diarios en los que se promovían los derechos tanto como para gays como para lesbianas.

Unos años después, tanto a nivel de Estados Unidos como a nivel internacional, se crearon organizaciones para defender sus derechos.

El 28 de junio de 1970 se realizaron las primeras marchas del orgullo gay en las ciudades de Nueva York y Los Ángeles para conmemorar los disturbios de Stonewall. Actualmente estas marchas se realizan a nivel mundial.

El origen de la palabra gay

La palabra gay, que se utiliza para designar a los sujetos homosexuales masculinos (hasta los años 60, época en la que se comenzó a utilizar para este fin, gay significaba alegre o divertido, en inglés) fue elegida por el colectivo gay como un término positivo para contrarrestar a la palabra homosexual, con la que originalmente se les denominaba. La palabra homosexual estaba relacionada con enfermedad y fue empleada por primera vez en 1869 por el escritor austriaco Karl-Maria Kertbon.

El colectivo gay en la actualidad

El año pasado Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, declaró junio de 2010 como el mes del orgullo de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

Cada vez son más los derechos que se van ganando para este colectivo, como por ejemplo la legalización del matrimonio homosexual en muchos países tanto de América Latina como de Europa. Un ejemplo de ello es que la Ciudad de México se convirtió en la primera ciudad de América Latina en reformar su Código Civil para permitir así la legalización de las bodas gays, el pasado 21 de diciembre de 2009.

Sin embargo, países como Holanda llevan mucha ventaja en esta situación. Desde el 1º de abril de 2001 la ciudad de Ámsterdam legalizó el matrimonio entre personas de un mismo sexo, hace ya más de 10 años.

En España este tipo de matrimonio está legalizado desde el 2 de junio de 2005, convirtiéndose así en el tercer país a nivel mundial en garantizar este derecho.

Pero a pesar de ganar cada vez más fuerza el movimiento gay, aún quedan muchas cosas por lograr. En varios países la homosexualidad aún es castigada con la pena de muerte. Por ello y por muchas cosas más, este próximo 28 de junio, el Día del Orgullo LGBT, muchos y muchas son los que saldrán a luchar por ellas.