San Antonio Abad, venerado por la Iglesia Católica, es el santo protector de monjes, ermitaños, animales, carniceros, tejedores de cestas y sepultureros; además, también se le piden favores para quienes padecen enfermedades de la piel.

¿Quién fue San Antonio Abad?

Antón Abad fue un monje cristiano que abandonó todo para llevar una vida de ermitaño. Se dice que vivió en santidad y que llegó a los 105 años.

Nació en Egipto en el año 251 y murió en el 356. Cuentan que a sus veinte años, cuando ya habían muerto sus padres, vendió todas sus pertenencias y dio ese dinero a los pobres para luego retirarse al desierto, donde ayudó a otros hombres a llevar su vida espiritual y después se internó aún más para vivir en completa soledad.

San Antonio Abad es el santo patrono de los ermitaños

En ese entonces, la palabra ermitaño o eremita se refería a los cristianos que se entregaban a la vida contemplativa, éstos se refugiaban en los desiertos de manera libre y solitaria.

Antón Abad fue uno de los primeros monjes de la Iglesia, se le considera el fundador del movimiento eremítico y de la tradición monacal cristiana debido a que su comportamiento atrajo a muchos hombres que se volvieron sus discípulos, a estos los organizó en grupos para que se prepararan para la vida penitente.

San Antonio Abad es el protector de los animales

A este santo es a quien se le encomiendan los animales domésticos y se le pide protección para que los animales del campo no sufran de epidemias por eso es que en la iconografía se le representa junto a un puerquito. Antiguamente era una tradición exponer imágenes de él en granjas para protegerlas y a la vez asegurar el buen resultado de la crianza.

Sobre todo en países europeos, como en España donde dicen "es el santo mascotero por excelencia", se tiene la costumbre de bendecir a las mascotas y también a animales de granja en el día de su festividad. En algunas localidades se hacen cabalgatas para agradecer los favores de San Antonio y festejan con música y comida típica durante varios días.

La imagen de San Antonio Abad lleva un cerdito junto a sus pies

A San Antonio Abad se le representa como un anciano, con el hábito de su orden y con un cerdo junto a sus pies. Se dice que se le representa con dicho animal porque se tenía la idea de que el cerdo era un animal impuro y al colocarlo domado junto a sus pies se indicaba que vencía la impureza. Cuentan que una vez se le acercó una jabalina con sus crías ciegas y que las curó y desde entonces la hembra no se le separó, para protegerlo.

En el Metro, transporte colectivo de la Ciudad de México, una estación de la línea 2 lleva el nombre de San Antonio Abad y "el símbolo de la estación representa la silueta del fraile" según Wikipedia.

La fiesta de San Antonio Abad, patrono de los carniceros, es el 17 de enero

Se festeja en ese día el traslado de sus reliquias a la provincia francesa del Delfinado y la fiesta de San Antonio Abad es una de las más especiales para la comunidad campesina.

En muchos lugares la celebración es para recordar a las personas que trabajan con animales que deben guardar un respeto por el medio ambiente y por la seguridad alimentaria de los ciudadanos, por eso San Antonio Abad también es el santo patrono de los carniceros.

>> Este artículo fue actualizado por última vez el día 17 de enero de 2014.

Otras efemérides: