Continuamos nuestro ranking de solistas indies. Pueden consultar los 5 anteriores aquí.

5. Gemma Hayes

Nacida en la aldea de Ballyporeen, Irlanda, Gemma encontró en la música un escape a la vida en una localidad tan pequeña. Aunque fue a la universidad en Dublín, rápidamente la dejó para trabajar -en una lavandería- y tocar en el circuito de salas de la ciudad.

Fichó con Source Records (2001) y publicó dos EPs, "4.35am" y "Work to a Calm" mostrando sus dos facetas: folkie, acústica y melancólica, y rockera, con banda completa, explorando texturas y distorsiones. A continuación debutó con "Night on my Side" (2002), Hot Press Award -mejor cantante- y nominada al Mercury Prize.

Después del tour, hizo un parón "para desconectar de la música", volviendo con "The Roads Don't Love You" (2005), Meteor Music Award -mejor artista irlandesa-. Su tercer álbum, "The Hollow of Morning" (2008) vio la luz después de varios retrasos, siendo nominada a los "Meteor".

Su último lanzamiento es el EP digital "Oliver" (2009). El siguiente disco -algunas canciones ya han debutado en directo-, se espera para otoño. Una ansiada nueva entrega de su irresistible combinación de "fragilidad y caos", próximo paso de una carrera sólida y coherente.

4. Ane Brun

Nacida en Molde, Noruega, inició su carrera tocando en las calles de Oslo, Bergen, Barcelona y San Sebastián, mientras aprendía castellano, derecho y música y trabajaba en bares y tiendas de discos. Se trasladó a Estocolmo, creó su propia discográfica y lanzó su primer álbum, "Spending Time with Morgan" (2001). Morgan es la guitarra que la acompañó en los inicios.

Ane publicó el loado y premiado "A Temporary Dive" (2003), al que siguió "Duets" (2005), junto artistas como Ron Sexsmith o Teitur. Rutilante estrella en Escandinavia, mostró sus inquietudes musicales con el directo "Live in Scandinavia" (2007) y su tercer álbum, el orquestal "Changing of the Seasons".

“Sketches”, versión acústica del álbum, y “Live at Stockholm Concert Hall” (2009) son sus últimos trabajos. Actualmente de gira, también telonea a Peter Gabriel. Su desbordante sensibilidad, su voz y su música etérea la convierten en la cantautora de la década.

3. PJ Harvey

Nacida en Yeovil, Inglaterra, en 1991 creó su grupo junto a Steve Vaughan y Rob Ellis. Ficharon por el sello Too Pure y tras dos alabados sencillos, "Dress" y "Sheela-Na-Gig", debutaron con "Dry" (1992). Tras la gira, grabaron con Steve Albini "Rid of Me"(1993), y luego "4-Track Demos".

Polly grabó su tercer álbum -primero como solista-, junto a Flood, Mick Harvey y John Parish."To Bring You My Love" (1995), más cercano al blues, fue reverenciado por críticos, y apoyado mediáticamente gracias al sencillo "Down By The Water". En 1996 colaboró con Nick Cave y lanzó con Parish "Dance Hall at Louse Point".

Tras "Is This Desire?" (1998), donde coqueteaba con la electrónica, llegó "Stories from the City, Stories from the Sea" (2000). Definido como pop, -"Aunque lo que llamo pop debe ser lo más duro del mundo para los demás" dijo-. Lo entenderán escuchando "This Mess We're In", con Thom Yorke. Apabullante.

Después de un cierto silencio, con "Uh Huh Her" (2004), autoproducido, volvió a sus orígenes. En cambio, "White Chalk" (2007), supuso un giro radical, minimalista e íntimo, piano y voz como casi únicos elementos. Su última entrega, "A Woman a Man Walked By" (2009), nuevamente con Parish, mezcla eficazmente -enorme "Black Hearted Love"- diversos estilos.

Polly Jean Harvey es un icono indie y una de las artistas de rock femeninas más grandes de la historia.

2. Antony and the Johnsons

Antony and the Johnsons es el vehículo, artístico y vital, de Antony Hegarty, una de las personalidades más singulares del indie, con un prodigioso don en forma de voz sobrecogedora. Nacido en Chichester, Inglaterra, vivió en Ámsterdam y California hasta establecerse en NY para estudiar teatro experimental. Su club de performance, Black Lips, sería luego su banda.

A su primer trabajo (1998) le siguió "I Fell in Love with a Dead Boy EP" (2001). Lou Reed le pidió cantar en su disco "The Raven", devolviéndole el favor en "The Lake EP". Su segundo álbum, "I Am a Bird Now" (2005), contó con Reed, Rufus Wainwright, Devendra Banhart, y Boy George -ídolo adolescente-. Obtuvo múltiples premios, ventas –5º en UK-, y reconocimientos.

Tras trabajar con el cineasta Charles Atlas, llegaron "Another World EP" (2008) y "The Crying Light" (2009), nº1 europeo. La gira tuvo conciertos especiales: el Festival de Manchester; con orquestas sinfónicas; o en Tokyo, con Yoshito Ohno -maestro del butoh-, hijo de Kazuo Ohno, portada del disco.

"Todas las emociones del planeta están en su increíble voz" dijo Laurie Anderson. Cualquier estilo queda a merced de ella, poderosa, íntima. Como sus letras, abiertas y espirituales, sobre su condición sexual -Antony es transgénero-, la muerte, la naturaleza y el rol del artista. "Swanlights", su próximo disco, llegará este octubre.

1. Sufjan Stevens

Nació en Detroit, Míchigan. Autodidacta y multi-instrumentista, en la universidad tocaba en las bandas Marzuki y Danielson Famile. Debutó mientras estudiaba con "A Sun Came" (2000). Ya en NY -donde vive-, grabó "Enjoy Your Rabbit" (2001), más electrónico y basado en el horóscopo chino.

A continuación, "Michigan" (2003) inicia un ambicioso proyecto: un disco para cada estado norteamericano. Hay referencias a Detroit, Flint, o lugares turísticos, junto a reflexiones propias. Sin pausa, llegó "Seven Swans" (2004), álbum folk con interpretaciones personales de pasajes bíblicos.

Por "Illinois" (2005), segundo trabajo de "los 50 estados" desfilan Chicago -grandiosa canción-, Decatur, Carl Sandburg o John Wayne Gacy Jr. En 2006 colaboró con Rosie Thomas, lanzó un disco “extra” de "Illinois" y otro navideño, "Songs for Christmas". En 2007 estrenó el proyecto audiovisual "The BQE" -metrotren Brooklyn-Queens-, publicado en 2009.

Sufjan no para, presentando canciones inéditas en directo, produciendo, -The Welcome Wagon-, o colaborando en los geniales últimos discos de The National, quienes participan en la gestación de su disco. Inmejorables expectativas para el rey del neo-folk, un artista inquieto, impredecible, y cuya carrera se antoja apasionante.