Cualquier empresa o negocio, por pequeños o grandes que sean, necesitan una estrategia empresarial. Del buen planteamiento de la estrategia y de su correcta ejecución dependerá, no sólo el cumplimiento de los objetivos marcados, sino incluso la misma supervivencia de la empresa o negocio.

Los nuevos territorios de Internet, con sus peculiaridades y con sus potencialidades, obligan al mundo empresarial a adaptar sus conocimientos y sus estrategias a esta nueva realidad y a estos nuevos territorios. Territorios que incorporan nuevas leyes y que hacen más necesario que nunca la existencia de una estrategia empresarial. De ella dependerá el éxito o el fracaso en este nuevo terreno comercial y empresarial.

Uno de los objetivos fundamentales de las empresas en este nuevo medio ha de ser el de hacer llegar sus mensajes a los consumidores y obtener de ellos un alto grado de vinculación, e incluso de identificación y complicidad. Pero la empresa debe ser consciente que para ello debe saber mostrar su cara más humana a pesar de moverse en el terreno de los negocios. Para ello, la estrategia a seguir ha de incluir diez pasos fundamentales:

1.- Establecer un responsable de comunicación para las redes sociales. Es decir, nombrar a un Social Media Manager que se responsabilice de interactuar con el resto de usuarios y de aportar un contenido atractivo y de calidad. Este contenido puede ser generado por otros departamentos de la empresa pero deberá confluir en la persona del Social Media Manager o Community Manager. Es importante establecer siempre un responsable.

2.- Definir muy claramente nuestro Target. Debemos saber con mucha claridad a qué tipo de público queremos dirigirnos, y cuanto más concretamente mejor. De nuestro target dependerá que utilicemos una u otra red social, o bien que empleemos otros medios como un blog o una web. El target es importantísimo para que podamos definir campañas comerciales ganadoras o generadoras de negocio.

3.- Establecer con claridad nuestros objetivos. Estos han de ser posibles y medibles. La posibilidad de realizar la medición de nuestros objetivos es fundamental para que podamos evaluar su cumplimiento y establecer a qué se deben las posibles desviaciones. Esta posibilidad de medición nos otorga la posibilidad de identificar y de modificar los puntos más débiles de nuestra estrategia de marketing.

4.- Generación de contenido atractivo. Para conseguir crear y generar un contenido atractivo y de calidad, antes deberemos haber establecido claramente nuestro target. Sólo así conseguiremos generar un contenido adecuado y que pueda resultar de interés para nuestro público objetivo.

5.- Adaptar nuestro mensaje y nuestro lenguaje a la red social en la que estemos participando. Cada red social tiene sus propias características y códigos que debemos respetar. No es lo mismo publicar una información en Facebook que referirse a ella en Twitter o publicarla ámpliamente en nuestro blog o web corporativa. Cada uno de estos medios requerirá una forma distinta de ofrecer una misma información, o incluso de no ofrecerla en determinado medio.

6.- Incentivar y promover la participación de nuestros seguidores y del resto de usuarios. Las opiniones que puedan ofrecernos respecto a nuestra empresa y productos, e incluso respecto a la competencia, será una muy valiosa información para nosotros y para nuestra estrategia.

7.- Tratar a nuestros seguidores con exclusividad, ofreciéndoles ventajas por el hecho de seguirnos. Estas ventajas pueden ser el acceso a contenidos exclusivos, la realización de sorteos, el adelanto de los productos más novedosos de nuestra empresa, o bien el ofrecimiento de algunos descuentos en nuestros productos.

8.- Agradecer de forma personal todas las consultas o sugerencias que nos realicen nuestros seguidores. Debemos recordar que uno de los mayores esfuerzos a realizar por las empresas en el nuevo territorio marcado por Internet es el de su humanización. La empresa ha de dar siempre una cara humana.

9.- La comunicación en las redes sociales ha de ser siempre simple y directa, abandonando el uso excesivo de tecnicismos y adoptando un lenguaje generalmente coloquial. Tampoco deberemos hablar constantemente de la bondad de nuestros productos, pues el resultado puede ser una pérdida de credibilidad. Debemos recordar siempre lo siguiente: "Si vendemos comida para perros, no hablemos de la comida, hablemos de los perros".

10.- Estar siempre alerta y abierto a las nuevas experiencias y fórmulas que nos ofrece constantemente la red. Internet no es nuestro enemigo sino una nueva herramienta muy poderosa que nos ayudará a triunfar. Debemos abrirnos y no dudar en probar nuevas herramientas, nuevas estrategias, innovar y no olvidar nunca que el aprendizaje constante será la base de nuestro éxito.